martes, 11 de enero de 2011

En la busqueda de la estetica

La subita conciencia de la estetica ocurre en ese extraño momento en que percepciones universalmente "bellas" cuadran con lo que nuestra mente llama "bello". Con mayor o menor capacidad, cada cerebro individual va "educandose" para encontrar lo estetico entre lo universalmente reconocido como tal o desdeñado lo inentendible o poco accesible.

Mas alla de la ciencia formal que lo estudia (La estetica, rama de la filosofia auqnue quiza deberia serlo mas de la psicologia) la busqueda empirica de lo que personalemente es estetico mas alla de lo "artistico" por definicion.

Al contrario la disonancia parece ser mas universal, mas facilmente reconocible. ¿Como puede identificarse como antietetico algo si no es capaz de ser reconocida su contraparte?



Tomese el caso de un paisaje carretero cautivador que es plasmado desde el interior de un auto por una instantanea fotografica. ¿Como el elemento disonante (el limpiaparabrisis y el propio parabrisas sucio) logra ser sacado de la percepcion al momento de tomar la foto, pero se vueleve claramente evidente en la imagen? Dejando de lado las fallas de percepcion y la selectividad de la que hace gala el cerebro, cabria pensar en una dificultad dicrminativa de lo estetico o un claro error de encuadre.



Por contraparte el capturar un reflejo en una ventana de un piso deshabitado, podria generar mas valor estetico que los componentes que lo forman. ¿Acaso la percepcion de la imagen previa a la toma tendria algun efecto sobre el resultado final?

Es ahi, donde contemplas la imagen y te parece bella y quisieras plasmarla o cristalizarla, es donde aparece la subita conciencia de la estetica... personal.
Publicar un comentario